Adultos mayores y personas con discapacidad encabezaron la XXVI entrada del Jisk’a Anata

La Paz AMN/ La inclusividad es una de las principales características del Jisk’a Anata 2020. Entre las 62 fraternidades que participan en la entrada, cuatro están integradas por personas con discapacidad y adultos mayores.

La tradicional entrada comenzó pasadas las 11:00 liderada por la Unidad de los Adultos Mayores de la Alcaldía, la Universidad Municipal del Adulto Mayor y el Colegio Villa Armonía —que conformaron juntos una fraternidad—, además de la Asociación de Inclusión Social para Personas con Discapacidad. La Tarqueada Luis Braille y la Asociación Ángeles de Dios se sumaron a la alegría del carnaval paceño.

De acuerdoel presidente de la Sociedad Andina de Conjuntos Folklóricos, Juan Carlos Tapia este año se sumaron nueve grupos de salay, además de otras novedades como una agrupación de saxos.

Músicos, actores de teatro y payasos, entre otros que forman parte del Sindicato Boliviano de Artistas en Variedades, participan en la actividad que revaloriza las danzas autóctonas, tanto del altiplano como de la Amazonía de Bolivia.

Las danzas de países vecinos, como la marinera peruana, también están presentes. Además, se cuenta con la participación de una delegación invitada de la Universidad de Arequipa del Perú.

Fraternidades tradicionales del Jisk’a Anata, como los Caporales CBN, la Saya Afroboliviana, los Sikuris de Italaque, los Tinkus Puros y los Tinkus Wistus participan nuevamente este año.